Cuentos escritos por Alumnos de 4º "A" de la Escuela Molinari Romero - Córdoba, Argentina - 2010

19/5/10

Mi Sueño de la Época Colonial - Joaquín Moyano

El cuento que le voy a narrar me sucedió en un sueño.

Yo era un caballero muy adinerado, tenía una mansión grande y era muy importante, tenía cincuenta años, vestía un frack negro, mi nombre era Cornelio del Valle.
Un día me invitaron a una tertulia, allí había muchas damas bellas con sus elegantes vestidos de seda, también caballeros y funcionarios de gran prestigio, después de una cena exquisita vi. a una dama que llevaba un vestido color rosa, se llamaba Josefina López, fuimos novios por un tiempo, al transcurrir tres años, le pedí la mano a sus padres, me contestaron que si. Nos casamos y tuvimos once hijos, llegué a ver a mis nietos y enseguida desperté.
Le conté a mi mamá toda la historia desayuné, fui a la escuela, volví a mi casa, anocheció y ansié con todas mis fuerzas volver a soñar.
Autor: Joaquín Moyano
Edad: 9 años

Dos Funerales - Iara Trabanco

Hace mucho tiempo, en un mercado negrero vivían unas esclavas africanas. Un día llegó al mercado, una dama muy elegante llevaba un vestido con miriñaque y entre los que estaban eligió una mulata para comprar.
La dama le dijo a la esclava “Lala”, puedes empezar a cocinar unos buñuelos y luego ve a lavar la ropa. Lala hizo todo lo que le pidió la dama.- Lala, tengo hambre ¡Tráeme unas empanadas bien calentitas! - Dijo la dama, sentada en un sillón.
Un mes después, la dama se iría de viaje, por tal motivo quería que Lala se ocupara de la casa y de los padres de ella. La madre era odiosa y el padre todo lo contrario.
- Esta torta frita, no esta frita como debe ser. Dijo la gruñona madre.
- Haa!! bobadas mujer loca!! esta torta está bien hecha. Dijo el hombre defendiendo la torta frita que hizo Lala.- Gracias Señor.
- Puedes decirme Mariano. Dijo él.
Después de un tiempo llegó el invierno y la dama regresó, pero para el funeral de su padre. Todos lloraban hasta por los pies pasaron las horas y se juntaron en la casa de la dama, su madre no lloraba todo lo que hacía era tomar alcohol, hasta que se desmayó. Ella hizo reposo en su casa, le habían dicho que no tomara ni una gota de alcohol pero no le hacía caso ni a su propia hija. Un día se tomó casi una botella entera de su bebida favorita, licor de mandarina.
Después del funeral del padre vino el de la madre. La dama fue con Lala a la iglesia donde estaba un cura muy conocido. Él le habló mucho, le dijo: querida niña!!, tu no estás sola, estás con Dios!!, Dios va contigo a todos lados.
Ella volvió a su casa más tranquila y en compañía de Lala.
Autora: Iara Trabanco
Edad: 9 años

El Abanico de Florencia - Micaela Cucatti

Florencia era una niña que vivió en la época colonial, ella fue amiga de mi ta-ta-ra, ta-ta-ra abuela, usaba unos vestidos largos hasta los tobillos y siempre andaba con un abanico, decía que era muy especial, porque era de su abuela fallecida hace un tiempo.
Un día mientras jugaban, sintieron, crac!! nooo!! gritó muy fuerte. El abanico. Mi ta-ta-ra abuela la trato de consolar pero no funcionó, siguió llorando. Cuando ya se había calmado le dijo mi abuela, vallamos con el cura Celestino. A lo mejor él te anima.Salieron juntas, entraron a la iglesia y dijeron: padre se ha quebrado el abanico.
- El de tu abuela?
- Si. Ese mismo. De ese abanico hablo.
- Mi niña querida, no interesa el abanico, vos a tu abuela la llevas en el corazón y eso no se romperá nunca.
- Gracias padre. Me ha alegrado el día. Adiós, y muchas gracias.Cuando llegaron a la casa de Florencia, la mamá les había cocinado unas ricas y sabrosas empanadas fritas.
Este cuento me lo relató mi abuela una vez que fui a su casa.
Autora: Micaela Cucatti
Edad: 9 años

El escape de José - Ezequías Tolosa

Había una vez, allá en la época colonial, cinco amigos, Jacinta, Catalina, Josefina, Juan y Cornelio todos tenían la misma edad, veintisiete años, ellos conocían a José, un esclavo de la casa vecina, un día cuando fueron a visitarlo, entraron a su pieza y vieron las torturas que le hacían, realizaba arduos trabajos sin poder descansar, era azotado con diversos látigos y lo peor de todo que lo privaban de la comida, por todo esto, ellos tenían que salvarlo.Un día entró Juan a la mansión, distrajo a la dama mientras Jacinta, Catalina, Josefina y Cornelio sigilosamente sacaban a José por la puerta trasera, salieron trepando por un árbol.
De esta manera José nunca más volvió a sufrir lo que antes tuvo que pasar.
Autor: Ezequías Tolosa
Edad: 9 años

Catalina y su Caballero - Priscila Mansilla

Había una vez una dama que se llamaba Catalina, a ella le gustaba mucho salir a pasear y disfrutar del aire fresco.
En una tarde calurosa, ella se puso el vestido floreado lleno de rosas y margaritas, los esclavos se pusieron a hacer unos ricos y sabrosos buñuelos para la dama.
- José, tráeme unas empanadas criollas bien calentitas!!- Si mi dama.
Ella se fue con su caballero, vestido con un frak negro. Como Lala no tenía nada para hacer se puso a baldear el piso y a limpiar la habitación de la dama, mientras ellos realizaban un paseo en carruaje con amigos, todos se divirtieron muchísimo.
La pareja tuvo trece hijos y fueron felices por siempre.
Lala estuvo siempre al lado de ellos, ayudando y acompañando la familia.
Autora: Priscila Mansilla
Edad: 8 años

El Gobierno - Alejandro Mansilla

Había una vez cuatro amigos, Micaela, Nicolás, Pablo y Alejandro, que se quedaron a dormir en la casita del árbol, sin que pasara mucho el tiempo empezaron a soñar que estaban en la época colonial y ya sus nombres eran otros, Catalina, Fernando, Ezequiel y Faustino respectivamente, eran importantes funcionarios aunque Cata era una esclava. Estaban todos reunidos en la casa de Fernando para almorzar unas ricas empanadas y humita bien caliente, vestían ropa elegante, zapatos bien lustrados y daban un aspecto de mucho aseo, el día era soleado pero a pesar del hermoso día, ellos discutían mucho de política, por esos días había mucho problemas, hasta que un día todo se arregló, y vivieron felices por siempre.
- Que sueño más raro!!, exclamaron todos.

Autor: Alejandro Mansilla
Edad: 9 años

Mi Sueño - Julieta Tula

Un día lluvioso mi mamá me contó un cuento sobre la época colonial, me dormí soñé que estaba en esa época y era una dama muy adinerada.
Un día soleado la invité a mi amiga Josefina a comer unas ricas empanadas, la llamé a mi esclava, Rosa le dije: tráeme unas empanadas calentitas. - Bueno adiós Rosa me tengo que ir.
- Que le valla bien damita.
- Gracias, por ser tan amorosa y buena conmigo.Me voy con mi amiga y muy feliz porque todos son tan buenos conmigo. Quisiera de grande ser maestra, como alguien que quiero mucho, a la vuelta del paseo vi a un caballero tan elegante que me enamoré de él, nos casamos tuvimos ocho hijos, invitamos al cura y a los funcionarios, comimos pastelitos, empanadas y otras cosas.
Mis hijos tienen mascotas, un conejo y un perro, una noche calurosa nos invitaron a una fiesta me puse un vestido rosa largo hasta los pies, mi peinetón favorito, mi marido estaba muy elegante con su frak. Estoy tan feliz.
Esto tan maravilloso soñé. “Ojala” esto se haga realidad.
Autora: Julieta Tula
Edad: 9 años

Dos Funcionarios - Ángeles Muñoz

Hace mucho tiempo en un mercado negro había una esclava africana llamada Jacinta con aspecto de trabajadora, llamó la atención de una dama muy hermosa y elegante, Florencia, quien llevaba un vestido de seda, de color celeste y muy largo, decidió que Jacinta la acompañara.
Ella obedecía en todo, la mandaban a lavar la ropa, arreglaba las camas, barría y pasaba el lampaso, preparaba unas ricas empanadas, un buen locro y en ocasiones pastelitos.
La madre de Florencia era malvada y su padre todo lo contrario, tres meses después, la madre falleció, nadie lloró por ella por lo mala que era. Con el pasó del tiempo Florencia se casó con un afortunado caballero y tuvieron diez hijos. Vivieron felices para siempre.

Autora: Ángeles Muñoz
Edad: 9 años

Niños traviesos - Tomás Ferla

Hace mucho tiempo, en la época colonial, había unos chicos que estaban jugando en la Plaza Mayor, al palo enjabonado y vieron una serpiente, como tenían jabón en todo el cuerpo se cayeron y se golpearon todo el cuerpo, luego vinieron los padres en un carruaje y llamaron a un esclavo que tenia medicinas y los curó.De pronto apareció un vendedor ambulante que les ofrecía empanadas y tortas fritas a un valor que los chicos no tenían pero a pesar de eso el vendedor les insistía en que compren.
Por calles aledañas a la plaza, se daba un desfile donde las mujeres usaban sus mejores vestidos largos con miriñaque y también guantes blancos.
Finalmente la mamá de uno de los chicos tuvo un bebé, así el grupo se agrandaba y fueron felices para siempre.
Autor: Tomás Ferla
Edad: 9 años

Mi mejor día - Milagros Aguirre

Hace mucho tiempo atrás, en una mansión vivía una bella mujer llamada Jacinta, ella estaba sola pero tenía muchos esclavos.
Le gustaba usar vestidos largos de algodón, algunos de seda y otros de tela gruesa, grandes sacones y tacos altos, se peinaba con peinetones, era muy elegante. Un día fue a una fiesta en una mansión enorme porque era el cumpleaños de su mejor amiga Catalina quien le presentó a su amigo Cornelio, que tenía puesto un frak con moños en el cuello, y unos zapatos negros bien lustrados, ella y Cornelio se hicieron amigos y con el tiempo se pusieron de novios, compraron una casa, se casaron tuvieron once hijos y vivieron felices para siempre.

Autora: Milagros Aguirre
Edad: 8 años

La Época Colonial - Oriana Mansilla

Mi mamá se llama Laura, ella todas las noches me cuenta un cuento, ayer me contó uno que trataba de la época colonial. Eso me hizo soñar que yo que era una niña criolla llamada Catalina López, tenía una linda familia.
Un día vino mi amiga a casa y mientras escuchábamos un minué comíamos empanadas, y disfrutábamos unos pastelitos, paseamos en carruaje por la plaza Mayor y cuando volvimos jugamos al gallito ciego y al palo enjabonado. Llegó la noche y se largó la lluvia, mi amiga se quedó a dormir. Al otro día le dijimos a la esclava que nos preparara el desayuno, nos fuimos a la iglesia y camino de regreso encontré a un chico muy apuesto, todo un caballero, yo en ese momento tenía puesto mi mejor vestido de seda, largo hasta los pies.
Con el tiempo y ya casada, tuve seis hijos, pasó el tiempo y nació mi primer nieto, después, al tener cincuenta años, cuando ya usaba bastón, llegué a tener diez nietos y el más grande siempre fue mi preferido.
Desperté asustada, había soñado algo lindo sobre la época colonial.

Autora: Oriana Mansilla
Edad: 8 años

La Época Colonial - Tobías Díaz

En la época colonial se vivía diferente, en aquella época había una familia que vivía en una hermosa casa llena de faroles en la puerta, la dama dueña de este lugar usaba vestidos largos y los hombres galeras, las calles estaban empedradas, esta familia era muy interesante por que el hombre de la casa era un inventor de cosas raras pero a la vez útiles para el ser humano ya que en la actualidad seguimos utilizando.

Autor: Tobías Díaz
Edad: 8 años

Mis Amigas

Mientras mi mamá me hacia humita, me decia que espere en la puerta al aguatero para que le compre agua fresquita, me llamó para comer cuando escuche el ruido del vendedor ambulante, Sali rápido le pedí agua y volví a comer.
_ esto está delicioso, mamá !!
Sentí la puerta eran mis amigas Catalina, Florencia y Julieta, me venían a invitar a pasear, salimos felices y les dije que me acompañen a la casa de mi abuela.
Toc, toc….
_ Quién es?
_ Yo, abuela querida.
_ Pasen, la puerta está abierta.
_ Hola abuelita, vine con mis amigas
_ Que lindo, me encanta que me visiten.
Luego de eso regresamos a casa y sentí que habíamos pasado una linda tarde entre amigas.

El Muchacho y la Niña - Florencia Ormachea

Había una vez un muchacho muy grande y lindo, su familia era muy adinerada.
Un día estaba dando un paseo y vió a una niña mas o menos de su edad, sintió que era la más chica más linda que jamás imaginó ver , como conocía a su familia le pidió permiso a sus padres para visitarla y poder salir a caminar.
El día que la fue a buscar, ella tenía puesto un vestido precioso que le llegaba a los tobillos y él llevaba un elegante frak negro y usaba galera.
Recorriendo las largas calles empedradas, iluminadas con imponentes faroles y desde ese día no se separaron más.
Un día la llevó a la casa de él, ella la vio no sólo grande y linda sino que sintió un rico y agradable aroma , su esclava les sirvió para cenar unas empanadas criollas y de postre arroz con leche.
Eran felices y siempre se sintieron así.

Autora: Florencia Ormachea
Edad: 8 años

La enfermedad de las mascotas - Flavia Apaza

Catalina vivía en la época colonial, tenía nueve años, era muy buena, una noche Juana su mamá estaba arreglando su vestido de fiesta
Al otro día salió a pasear por la plaza Mayor, mientras caminaba se encontró con su mejor amigo Fernando, también de nueve años, esa noche se quedaron a dormir en casa de Catalina con su respectivas mascotas un perro y un gato. Al despertar se dieron cuenta que los animalitos estaban muertos, ellos trataron de despertarlos pensando que sólo dormían y la tristeza los llevo a que se pelearan y no se volvieron a ver o en realidad por algunas semanas no se juntaron.
Todas las mañanas Catalina le preguntaba a su mamá por qué su murió mi gatito?
_ No se hija.
Pasaron las semanas y los amigos se volvieron a ver y decidieron averiguar porque se habían muertos las mascotas.
Le preguntaron a la mamá de Catalina si había visto algo raro. pero respondió que no.
Le preguntaron también al vecino y él les respondió que cuando dormían los animalitos parecian sufrir por no poder respirar.
Al día siguiente descubrieron que habían muerto por una enfermedad desconocida.

Autora: Flavia Apaza
Edad: 9 años

El sueño de mi mamá - Abril Ávalos

Mi mamá me contó de su sueño, que estaba en la época colonial se llamaba Josefina del Valle, todas las tardes se ponía su vestido preferido, largo hasta los pies y de color salmón.
Una tarde llamó a su esclava para que saliera a vender buñuelos con dulce de leche por las transitadas calles empedradas mientras Josefina la acompañaba a unos paso de diferencia y de repente vió a un elegante caballero, era mi papá, que se llamaba Cornelio, la invitó a un baile y ella aceptó se puso un hermoso vestido rojo confeccionado con telas traidas especialmente de Europa, la pasáron a buscar en un carruaje, llegaron al baile, había mucha gente importante y la noche fue mágica, al otro día se casaron y tuvieron 15 hijos, vivieron felices por siempre.

Autora: Abril Ávalos
Edad: 8 años

La mujer que se equivocó - Carla Pareja

Había una vez una chica llamada Rosa que curaba a los enfermos, un día creyó escuchar unos ruidos, s e dio cuenta que era un extraño hombre que había entrado a la casa. Al día siguiente ese hombre se apodero de todo y empezó a mandarla, le decía que ordene las cosas, que prepare empanadas criollas y aros con dulce de leche, Rosa se canso de tanto maltrato y lo mató.
Esa noche no podía dormir, estaba arrepentida de lo que había hecho porque al ver bien a quien había matado se dio con era su tío, se arrepentió y lloró casi sin poder parar.

Autora: Carla Pareja
Edad: 9 años